¿Cómo evitar los riesgos de la salud provenientes de los procesos de soldadura?

¿Cómo evitar los riesgos de la salud provenientes de los procesos de soldadura?

La seguridad es una consideración crítica para cualquier proyecto de soldadura. La soldadura por arco es una ocupación segura cuando se toman las precauciones adecuadas. Pero, si se ignoran las medidas de seguridad, los soldadores enfrentan una serie de peligros que pueden ser potencialmente peligrosos, incluyendo descargas eléctricas, humos y gases, incendios y explosiones y más.

Solicita más información: Servicio de Soldaduras Especiales

Descarga eléctrica

La descarga eléctrica es uno de los riesgos más graves e inmediatos que enfrenta un soldador. Una descarga eléctrica puede provocar lesiones graves o la muerte, ya sea por la descarga en sí o por una caída causada por la reacción a una descarga.

Fuego y explosiones

El arco de soldadura crea temperaturas extremas y puede representar un peligro significativo de incendio y explosión si no se siguen las prácticas seguras. Mientras que el arco de soldadura puede alcanzar temperaturas de 5500 grados Celsius, el peligro real no es el arco en sí, sino el estar expuesto intensamente muy  cerca del arco y el calor, chispas y salpicaduras creadas por el arco. Esta salpicadura puede alcanzar hasta 10 metros de distancia del espacio de soldadura.

Lesiones por equipo de protección personal insuficiente

El equipo de protección personal ayuda a mantener a los operadores de soldadura libres de lesiones, como quemaduras, la lesión de soldadura más común, y exposición a rayos de arco. El equipo de protección personal adecuado permite la libertad de movimiento al tiempo que proporciona una protección adecuada contra los riesgos de soldadura.

Gracias a su durabilidad y resistencia al fuego, se recomienda el uso de prendas de cuero y algodón tratadas resistentes al fuego en entornos de soldadura. Esto se debe a que el material sintético como el poliéster o el rayón se derretirá cuando se exponga al calor extremo. Las mantas ignífugas  de soldadura se recomiendan especialmente cuando se suelda fuera de posición, como aplicaciones que requieren soldadura vertical o aérea.

Humos y gases de soldadura

No es sorprendente que la sobreexposición a los humos y gases de soldadura pueda ser peligrosa para su salud. El humo de soldadura contiene compuestos de óxido de metal complejos potencialmente dañinos de los consumibles, el metal base y los recubrimientos de metal base, por lo que es importante mantener la cabeza fuera de los humos y usar suficiente ventilación y / o extractores de humos de soldadura localizados  para  controlar su exposición a sustancias nocivas, dependiendo del tipo de varilla y metal base que se use.

Las áreas de soldadura requieren ventilación adecuada para evitar concentraciones de  humos y gases de la zona de trabajo. En la mayoría de las situaciones, los empleadores proporcionarán un sistema de ventilación, como un ventilador y un sistema de mangas de ventilación con extractor de aire, para eliminar los humos y gases del área de trabajo.

¿Qué es el humo de soldadura?

La composición exacta del humo de soldadura varía según la aplicación y el método de soldadura utilizado. Hay dos componentes principales:

  • Las partículas de polvo de metal causadas por la soldadura son tan finas (aproximadamente 0,0001 mm) y altamente concentradas que parecen humo, creando un alto riesgo de inhalación. Este polvo puede estar formado por una serie de metales tóxicos, incluidos aluminio, antimonio, arsénico, berilio, cadmio, cromo, cobalto, hierro, plomo, manganeso, molibdeno, níquel, plata, estaño, titanio, vanadio y zinc.
  • La fusión de metales produce una serie de gases potencialmente tóxicos. Estos incluyen argón, dióxido de carbono, monóxido de carbono, helio, fluoruro de hidrógeno, óxido de hierro, ácido nítrico, nitrógeno, dióxido de nitrógeno, ozono y fosgeno.

¿Por qué es peligroso el humo de soldadura?

La inhalación puede causar complicaciones y enfermedades pulmonares graves, así como dañar el cerebro y el sistema nervioso. Muchos gases y humos tóxicos pueden tener un efecto acumulativo en la salud sin previo aviso. Las complicaciones comunes causadas por la exposición al humo de soldadura incluyen:

  • Alergias
  • Enfermedades de la piel
  • Asma
  • Neumonía
  • Descenso de la capacidad pulmonar
  • Problemas de fertilidad
  • Cáncer de pulmón, estómago e hígado
  • Daños cerebrales
  • Enfermedades neuronales

Nunca suelde sin la protección adecuada

El equipo de protección personal siempre debe usarse junto con, pero nunca en lugar de, controles de ingeniería y prácticas de trabajo seguras. Los protectores para los ojos, los cascos y un sistema de extracción y ventilación pueden brindar protección para los pulmones, la cabeza y los ojos.

Con el equipo de protección personal adecuado, la cantidad de gas y peligros a los que están expuestos los soldadores puede reducirse significativamente. Estos artículos incluyen respiradores N95, guantes resistentes al fuego, anteojos o gafas de seguridad, cascos de soldadura con lentes y lunas de filtro apropiadas, delantales de cuero y chaquetas de soldadura de manga larga.

Incluso si usa un casco de soldadura con lunas de filtro para protegerse de los rayos del arco y las chispas de soldadura, las gafas de seguridad pueden proteger aún más contra las virutas de escoria, fragmentos de molienda y otros peligros que pueden rebotar debajo del casco.

En PROSOLDES hemos desarrollado productos que ayudan a minimizar la exposición de los soldadores a los humos nocivos de este ámbito laboral. Ofrecemos las mejores soluciones que garantizan eficiencia para cualquier tipo de aplicación, ya sea por medio de magnas y extractores de humo.